“Mar y montaña bailan al compás. El hotel sostenible CAEaCLAVELES podría ser un árbol, una colina o el césped del valle, que se mueve con el vaivén de la galerna durante el invierno.”

Así empieza la descripción de CAEaCLAVELES en Origorooms, un hotel sostenible en Asturias, cuya característica principal es su arquitectura y la integración de ésta en el paisaje.

Toda obra tiene su creador, y CAEaCLAVELES no es una excepción.

Hoy hemos querido conocer a Emma, el alma de este hotel ecológico que ya hace algún tiempo decidió volver a sus orígenes para quedarse.

Hola Emma, háblanos un poco de ti, ¿quién eres?

(Sonrisa…) Dicen, digo, que las sirenas del mar son náufragas de un tiempo amarillo. Soy una errabunda total, en permanente naufragio entre el instinto (cerebro ancestral), y la intuición, con las pulsiones de la vida, del conocimiento y de la estética como compañeras de viaje.

Usualmente parece que a las personas nos define el nombre y la profesión cual fichas de dominó en un tablero de LinkedIn. Yo preferiría que se me identificara por mis pasiones. Mi hermana Inés (mi mejor interlocutora), sabe qué pasiones me ponen en movimiento, y frente a qué emociones tengo que interponer distancia, porque la intuición y el impulso son los vectores dirección de mi vida.

Soy artista plástica, licenciada en Bellas Artes, correcaminos del paisaje, y actualmente como vosotros decís, “el alma del CAEaCLAVELES”.

“De las ruinas del cielo caen claveles…”

Mi nombre completo es Emma Fernández Granada.

¿Por qué el cambio, Emma?

Imagino que la pregunta es relativa al por qué de Asturias y de un hotel. Es como la vuelta a casa de Ulises después de un viaje de muchos años: “si vas a emprender el viaje hacia Itaca, pide que tu camino sea largo, rico en experiencia, en conocimiento”.

Soy asturiana de cuna pero viví casi 30 años en Madrid. Una especie de apátrida con la maleta al agua y con la pulsión permanente de volver, concretamente a Llanes (me enamora el lugar). Lo hice cuando el estallido de la burbuja inmobiliaria del 2008, antes de que España volcara gran parte del peso de su economía en el sector turismo.

Imaginé el modelo de un hotel a muy pequeña escala como una alternativa de vida fuera de la urbe, bella y sostenible y compatible con el ejercicio de las artes. No siempre ha sido así. A raíz del turismo de masas que nos invade en los últimos años es crucial dirigirte al perfil adecuado para que el modelo funcione.

¿Cómo surge la idea de CAEaCLAVELES? ¿Por qué un hotel sostenible?

La idea me venía de muy atrás como acabo de comentar. En relación al planteamiento ya tenía muchos datos en mente por mi formación, y por mi pasión por el paisaje y la jardinería. También tenía muy claro (y estoy hablando de muchos años atrás), que la Humanidad tenía que dar un giro en relación al equilibrio con el medio de forma urgente.

Cursé los dos primeros años de arquitectura en la Politécnica de Madrid, para abandonar esta carrera y licenciarme en la Facultad de Bellas Artes de la Complutense. Aun así, la pasión por las formas arquitectónicas no me abandonó. Mi hijo es arquitecto y en alguna medida artista también.

Había comprado una finca en un enclave de una belleza extrema que no quería destrozar bajo ningún concepto con una actuación invasiva. Quería una intervención amable, orgánica y verde y con una cubierta con mucho movimiento que escapara a las formulaciones convencionales.

Busqué hasta dar con Longo y Roldán, de aquella unos arquitectos jóvenes de la zona, que dieron con el lenguaje y las claves adecuadas para desarrollar la idea. Les planteé como referentes un proyecto de Zaha Hadid, una palloza celta de cubierta vegetal y un ejemplo de arquitectura contemporánea de suaves cubiertas con pendientes varias.

El planteamiento tenía como prioridad el respeto al paisaje (kárstico, de suaves colinas y ondulaciones), y a los ecosistemas de la zona.

¿Defínenos CAEaCLAVELES?

Es la proa encallada de un barco con un cascarón de hierba a la deriva.

Siendo CAEaCLAVELES un hotel sostenible, ¿crees que tus clientes aprecian ese valor añadido?

Sí, por completo. Segmenta mucho el mercado y atrae gente culta y respetuosa (en su mayoría). Arquitectos, diseñadores, gente de inteligencias múltiples. Pero no deja de ser hostelería con lo que ello conlleva en relación al trato con la gente, que no siempre es fácil.

Hotel sostenible CAEaCLAVELES

Ya llevas tiempo en el sector, ¿dirías que el turismo sostenible es el presente y el futuro?

No, paradógicamente, no. El turismo tal y como va, sostenible o no, se está convirtiendo en una lacra. Está sustituyendo otras formas de economía que sí pudieran ser realmente beneficiosas. Van a cambiar tantas circunstancias en breve plazo, que tendremos que reorientar prioridades.

Volviendo a CAEaCLAVELES, ¿nos puedes explicar su característica más potente? Esa integración paisajística y mimetización con el entorno.

La característica más potente es su presencia musgosa y vegetal. CAEaCLAVELES se adapta a la peculiar topografía de la zona recreando una colina similar a las ya existentes en el lugar, concebida como un volumen orgánico de trayectoria de curva, cuyo espacio interior se proyecta en relación a la vegetación circundante. El paisaje fluye y atraviesa el cerramiento exterior de vidrios de este volumen cubierto por una losa de hormigón en forma de hélice que sustenta la cubierta vegetal, en una oposición transparencia / opacidad.

La edificación se abre así hacia los bosques circundantes y hacia los impresionantes relieves de esta sierra, muy próximos a la costa, para ofrecer al viajero una alternativa de turismo que parte y explota la idea de promover el entendimiento del entorno natural y su conservación, disociando los manidos conceptos dominantes: turismo rural / arquitectura popular / tradición, con el fin de implantar un modelo que asocie las necesarias relaciones de: turismo rural / arquitectura contemporánea / cultura medioambiental.

Nos ha encantado entrevistarte, sólo nos gustaría por último, y al ser uno de los primeros hoteles que nos eligió, que nos explicaras el por qué te asociaste con Origorooms.

Por el factor diferenciación de vuestro planteamiento, no siempre fácil de insertar en un mercado dominado por las grandes OTA’s, y por la tenacidad y pasión del equipo que desarrolla el proyecto. Un discurso del todo acertado en relación a “no vayas por el camino usual, tu negocio es singular y es ahí donde radica tu fuerza”.

 

Sin duda, entrevistas como ésta, nos permiten darnos cuenta de que estamos en frente de hoteles sostenibles con una sensibilidad diferente, gestionados por personas muy especiales.

Origorooms, es alma sostenible y se nutre de hoteles que también lo son, lo que establece una relación muy particular entre ambos.

¡Gracias por todo Emma! ¡Nos ha encantado poder conocerte un poco más!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *