06:20 am. Despertador. Café. Niños. Autobús. Metro. Claxon. Reunión 1. Reunión 2. Comida de trabajo. Videoconferencia. Compra. Clases. Niños. Cena. Cuento. Preparar agenda. Ropa… ¡GRITAR!

Es tan difícil olvidarlo todo y no pensar. Irse. Abstraerse. Vaciar la mente. Sentir que todo el peso de una rutina, un horario, una disciplina, se queda fuera de… Al menos por unos días.

Esos días que yo elijo por el placer de vivir, descansar, disfrutar en ese lugar llamado paraíso verde que según la estación del año en la que estemos se tornará en oro, cobre o grana. Según la hoja la pinte. Roble, haya, encina, nogal, enebro, tejo o pino ya a medida que subimos a las cimas que coronan esta tierra de reyes. El reino de Navarra con una historia de nobles y pastores, fueros y señores feudales.

Ecoresort Arantza Hotela

Arantza Hotela es ese paraíso, ese ecoresort, buscado para los que quieren olvidar. En un lugar idílico perfecto para formar parte de un cuento, donde tú puedes ser el protagonista del lugar.

Las habitaciones son espacios para vivirlos con nombre propio. Muy pocos objetos, muebles sencillos pero de gran calidad diseñados exclusivamente para este hotel sostenible. Armarios, cabeceros, algún cuadro y mesillas creadas para este cuento, obra del artista vasco José Pablo Arriaga.

Camas con firma y colchón Hästens. Bañeras redondas para sumergir el cuerpo y dejar que la mente se pierda entra las tonalidades de la naturaleza que se contempla desde todos y cada uno de los amplios ventanales que terminan de completar ese espacio interior: luz y color.

Agua como fuente de vida y riqueza. Arantza Hotela gestiona los recursos naturales de manera racional y reutilizar, reciclar y renovar son claves que van de la mano en este ecoresort cinco estrellas, porque… ¿quién dijo que el lujo estaba reñido con la sostenibilidad?

Un spa con piscina, camas de agua de chorros y sauna finlandesa entre otras actividades en este oasis de agua, donde al cliente se le ofrecen tratamientos diseñados para el cuerpo y para la mente.

Ecoresort Arantza Hotela

Sin olvidarnos de la importancia de llenar el estómago. Comer bien es un placer y aquí se disfruta sin florituras ni ornamentos, el buen yantar que dirían antaño. Productos de temporada, locales, cocina de mercado con calidad óptima y elaborados en los fogones de una cocina con cuatro tenedores, la máxima distinción del gobierno vasco, que si de algo saben por esas tierra bien al norte es de paladares finos.

Spa, catas, salidas a caballo o simplemente caminar entre bosques casi mágicos… Actividades creadas para las parejas o grupos con total confidencialidad en un lugar donde el camino llega al final.

Al final del cuento donde lo importante es perderse, sentir el vacío, al menos durante un capítulo, antes de pasar al siguiente, el lujo de olvidarlo todo antes de regresar.

6. 20 am. Despertador. Café. Niños. Autobús. Metro. Claxon. Reunión 1…

¡Vive la experiencia slowlife en el ecoresort Arantza Hotela !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *